sábado, diciembre 3, 2022
InicioOpinionesMaduro tan lejos de Chávez y tan cerca de Trump

Maduro tan lejos de Chávez y tan cerca de Trump

A pesar de los intentos de golpe y de la crisis militares y sociales y a pesar de las complicidades de la iglesia, de la oligarquía y de los gringos, todavía Venezuela no se doblega, ni se somete a dejarse imponer el viejo modelo oligárquico como hoy día lo están haciendo en Bolivia, y ya lo hicieron en Colombia, Brasil, Honduras, Perú, Chile, y el Salvador. Pero no se confundan, que el crédito no se le debe a Maduro, ni a ninguna de sus políticas erradas. El crédito se debe a Venezuela, Las Fuerzas Armadas Bolivarianas, El Pueblo Chavista, Las Milicias Populares Armadas, y su heroico pueblo, que hoy día resiste, sigue de pie y no ha sucumbido como por ahora, Bolivia, ante el US Imperio y sus arrastrados socios del hermano país.

Veamos:

«En la política es más importante lo que no se ve, que lo que se ve», decía el Apóstol, José Martí. El comandante Chávez, antes de morir inoculado y asesinado por un cáncer, eligió a Maduro y lo instruyó a continuar el programa socialista-bolivariano, enmarcado dentro del «Plan de la Patria». Maduro hizo todo lo contrario. No solo falsificó el Plan de la Patria, sino que ha llevado la revolución Bolivariana a un puro desastre, y ha destruido todas las conquistas sociales que Chávez dejó, y se ha convertido en un mentiroso por excelencia. Como cualquier demagogo capitalista neoliberal, Maduro promete a todos lo que cada cual desea escuchar: A los capitalistas, les promete cuidar de sus capitales e inversiones; y a los chavistas les promete, justicia social, igualdad y socialismo. Vaya que desfachatez!. De sobra sabemos, los que estamos en política, que es imposible prometer y darles a todos de todos, ese es el trabajo de los políticos demagogos neoliberales y capitalistas, jamás de los socialistas verdaderos.

Aunque hoy día el comandante Chávez está sembrado en la tierra de la historia, y no puede responder a críticas, su principal error (válido también para presente y futuros líderes), no fue dejar a Maduro como su sucesor, sino más bien, no preparar y dejar un equipo colectivo de vanguardia socialista en control, que lo sustituyese en Venezuela. Los capitalistas saben que la mejor opción de terminar un proceso revolucionario avanzado (socialista) es matando, asesinando al líder, como lo hicieron en África, Con Patricio Lumumba, con el Che en Bolivia, Caamaño en República Dominicana, y como lo intentaron con Fidel en Cuba, más de 600 veces, y muchos otros más.

La derecha internacional bajo la dirección de los Gringos, y sus socios en Venezuela, no quieren a maduro y está haciendo todo lo posible por sacarlo del gobierno. Pero lo quieren sacar no por ser socialista, o revolucionario, lo cual Maduro no es, sino más bien, porque hasta la fecha Maduro no se le ha arrodillado, ni se ha convertido en un «Perrito Faldero», como Piñera en Chile, Duque en Colombia, o el «Gobernador Danilo en República Dominicana. Pero a pesar de todo esto, Maduro, sigue implorando y rogándole a Donald Trump que dialogue con él, y para colmo de ello, llego incluso a donarle al mismo Trump, US$500,000 dólares.

Para los Gringos, y sus seguidores fanáticos, la siguiente pregunta quizás no sea importante; pero para los que pensamos diferente, si lo es: Cual es la diferencia entre un Maduro capitalista traidor, y un Maduro nacionalista – patriota-capitalista.? Obviamente, Es el mismo Maduro capitalista. Es el mismo pollo, con diferentes plumas, que sigue pactando con el capitalismo, aun el (Maduro) sabiendo, que el capitalismo Gringo, no lo quiere, y está haciendo todo lo posible por destruirlo no solamente a él, sino también al Chavismo, y todo lo que se parezca o huela a revolución bolivariana.

Ningún revolucionario de conciencia y de verdad, independiente de su nacionalidad, nadie del lado de chavismo así como ningún venezolano soberanos, patriotas, e independientes, que le duela su país, y sus recursos naturales, no quieren a una Venezuela que vuelva a las manos de la derecha. Sean estas, las manos de la derecha opositora o las manos derecha de Maduro que hoy se encuentran en el gobierno. Y es que no existen ningunas diferencias entre las dos. La diferencia radica tan solo en el tiempo que tardarán una y la otra en restaurar el capitalismo en Venezuela, y con el traer de nuevo, el neoliberalismo, la anarquía económica, la explotación del trabajo humano, la pobreza y sobre todo la represión, malestar social, y muchos, pero muchos muertos, asesinatos, torturas, y desapariciones.

Maduro con su política errada, creó una constituyente y hoy día esa institución radica en el baúl del olvido, y los recuerdos. Las contradicciones de Maduro no tienen madres: En la economía, Maduro culpa a los empresarios capitalistas de una «guerra económica»; pero no los expropia, ni los mete presos, sino más bien los premias y les da billones de dólares a estos mismos capitalistas, para que sigan robando y sin producir, los productos y enseres básicos que necesitan los venezolanos. Acusa al US imperio de todos sus males; pero al mismo tiempo les regala a Donald Trump, 500,000 dólares, para su toma de posesión, le vive rogando a Trump que se reúna con él, y les abre las puertas a las trasnacionales, y las llama a invertir en Venezuela. Acusa a los partidos de oposición de traidores a la patria y de estar aliados a los intereses del US imperio, y por otro lado los llama a dialogar en RD, Oslo, y a firmar un pacto de convivencia, tal cual el famoso pacto de «Punto fijo» que tanta muerte y miseria dejó en el pueblo venezolano.

Pero Maduro, no es tan solo demagogo, traidor a Chávez, y mentiroso, sino también lo es cobarde y miedoso. Contrario a Chávez, le tiene miedo al US imperio y a su «auto proclamado Presidente, «Juancito Alimaña, Guaidó». Este, sin ser presidente electo hace de todo lo que le da la gana: ha nombrado a decenas de representantes diplomáticos, en muchos países de Latinoamérica, incluso en la OEA. Se ha robado y/o permitido que se le hayan robado a Venezuela bienes (CITGO) y dinero por más de 40 mil millones de dólares, anda libre por las calles Venezuela, y de aquellas que se le antoje en el mundo, se burla de la justicia, y no solamente eso, sino que, teniendo prohibición de salida de Venezuela, lo hace cuando le venga en ganas, y hasta se reúne y se tomas fotos con la banda terrorista colombiana los «Rastrojos». Maduro es la madre de todas las burlas hacia un presidente «blandengue, y cobarde». Maduro no solo permite que Juancito Alimaña Guaidó, se burle de él y su gobierno, sino que con su mayor desfachatez se vaya a Colombia a reunirse con Pompeo y el «Paraco-Narcotraficante de Duque. Esta burla, locura, y humillación, nunca se la hubiesen hecho, ni la habría tolerado un Presidente Chavez. Así, Maduro su miedo y cobardía permite que Guaidó, y quienes lo protegen, se burlen de Venezuela, los venezolanos y todos nosotros de la Patria Grande, sin que pase nada, ni Maduro haga nada, como si este «títere gringo» fuese intocable, y el Superman de las tiras cómicas.

Pero el tiempo se les está acabando a Maduro de culpar siempre a otros de sus fallas; traiciones; odiar corregir sus errores; hablar mentiras; odiar y temer a las críticas; reprimir a los chavistas que les piden rectificar el camino equivocado, y sin meter preso a Juancito Alimaña Guaidó. Para Maduro sus opciones son dialécticas, o contrarias, y de no tomar la correcta, terminara sucumbiendo a Trump, lo cual implicaría llevar al pueblo venezolano, directo al abismo, al despeñadero, al matadero. Su otra opción, es volver al Plan de la Patria original de Chávez; y reconocer que se ha equivocado al intentar hacer un capitalismo con rostro de Chávez; pero con cuerpo de Trump. Maduro tiene que reconocer que falló en pensar que el pueblo venezolano, es una «Panza», un saco de consumo, unos autómatas, unos consumidores que solo «viven de pan». El hombre es otra cosa, un humano no vive solo de pan, su alimento más importante no es el pan, es el espíritu. El hombre sin espíritu, sin conciencia de humanidad, no es humano, es una máquina, quizá un animal, un vegetal.

El comandante Chávez estudio, aprendió, digirió, supo, y entendió, el precepto cristiano: «no solo de pan vive el hombre», y dio pan y también espíritu a los venezolanos, y a nosotros. los latinoamericanos de la Patria Grande. Maduro, por el contrario, volvió a la tristeza del huérfano, del náufrago, ha conducido de nuevo a la vida sin sentido, al egoísmo capitalista, a la cacería del semejante, por el semejante. Se entregó al capitalismo, y el capitalismo, como verdugo implacable, le impuso su ética, la guerra de todos contra todos.

La consigna, el dilema de hoy (no mañana, ni pasado mañana) es regresar a la pasión de Chávez, al salto alto de los ángeles, a volar como gigantes, derrotar la mediocridad del conformismo, emprender grandes tareas, volver a ser humanos. Nunca más dejarse atrapar por metas mezquinas, consignas tontas que no dicen nada, guerritas entre capitalistas, mientras el manto putrefacto y hediondo del capitalismo cubre de nuevo la vida de la sociedad pulverizada. La meta sigue siendo el Socialismo, el Chavismo auténtico, o Barbarie. Como dijo El Apóstol Martí: «Con todos y por el bien de todos»

Por David Marnes

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: