domingo, enero 29, 2023
InicioOpinionesLa fractura electrónica

La fractura electrónica

Para los que han leerán el título de este artículo, pensarán que hay un error gramatical en la segunda palabra, pero no es así, la factura electrónica, puede sufrir una fractura en su ejecución, si no se consideran algunos aspectos que inciden en el gran conglomerado donde se piensa implementar las medidas de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), que son las micro, pequeñas y medianas empresas. Nos referimos a más de seiscientos mil contribuyentes que conforman la sigla de las Mipymes.

Todavía el hombre no ha podido construir las herramientas para luchar contra o, mejor dicho, para dominar los elementos de la naturaleza. Mediante los inventos científicos y las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC`s), la humanidad ha percibido avances encomiables, aplicables a la medicina, la ingeniería, la sociología, la economía y finanzas. Todas esas áreas del conocimiento humano, todavía carecen del control total de los riesgos inherentes que pudieran presentarse en la ejecución de programas, para la obtención de determinados objetivos.

Julio Gutiérrez Heredia
Julio Gutiérrez

Si miramos un cuarto de siglo atrás, nos daremos cuenta que los avances tecnológicos son significativos y de gran valor para el bienestar de la humanidad. En las diferentes ciencias y disciplinas, el uso de programas y equipos sofisticados, han dado respuestas a un sinnúmero de necesidades requeridas por el hombre en sociedad.

En la República Dominicana, la institución que más- ha sabido aprovechar los beneficios de las TIC`s, es la DGII. Con el uso de esas herramientas tecnológicas, el contacto con los contribuyentes es ágil y transparente, ya que, con la implementación de Normas y procedimientos de control, se procura mitigar, porque no erradicar, la evasión y la elusión. En estas últimas dos palabras, hay responsabilidad compartida, de una parte, el sujeto obligado y, de otra la Administración Tributaria.

No se puede criticar a la DGII en su afán para adoptar la facturación electrónica como un comprobante fehaciente de una transacción comercial, conforme se establece en la Norma 01-2020. Ahora, la implementación debe justificar un cambio cultural en la mentalidad del contribuyente que, tendrá que fundamentarse en el diseño de una plataforma tecnológica que sirva de ayuda para entender los nuevos sistemas y los niveles de conocimientos, requeridos a los usuarios, lo que hace imprescindible la formación continua de acuerdo a los avances tecnológicos, ya que, la factura electrónica presenta ventajas y desventajas.

Antes de satisfacernos con las ventajas, es conveniente que las autoridades de la DGII revisen las experiencias de muchos países latinoamericanos que han implementado la normativa de la facturación electrónica. Los casos de Argentina, Colombia, Ecuador, México, etc., son dignos de tomar en consideración. En esos países, para alcanzar un porcentaje razonable de contribuyentes, han tenido que proceder por más de diez años a la formación de una cultura para validar la operatividad de las transacciones de los contribuyentes mediante las aplicaciones tecnológicas del sistema.

La idiosincrasia de los pueblos es una de las apuestas que se debe tomar en consideración cuando se decide aplicar elementos extraños en los procesos. La facturación electrónica, exige una implementación pragmática, puesto que, la misma está orientada a eficientizar la captación de la renta gravada.

Por el momento, quienes están en desventaja en la implementación del sistema electrónico de comprobantes, son las Mipymes, puesto que, al ser emitidos, inmediatamente, se realiza una transacción que involucre la transferencia de bienes o servicios, esto así, por la carencia de recursos y el nivel de conocimiento que amerita la puesta en ejecución de la Norma 1-20. No creo que existan condiciones ni el tiempo para que los cientos de miles de micro, pequeñas y medianas empresas, estén dispuestas a facturar en la nube. Antes, mirémonos en el espejo de las experiencias vividas en los países que lo han implementado. Si lo apresuramos, podríamos “fracturar” los comprobantes electrónicos.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: