domingo, enero 29, 2023
InicioOpinionesLa mano de obra en la República Dominicana

La mano de obra en la República Dominicana

SANTO DOMINGO, RD.- Hay renglones del producto interno bruto (PIB) que desde hace décadas necesitan de mano de obra especifica, para mantener la vigencia de sus operaciones. Esta situación ha prevalecido en dos sectores, principalmente: la agricultura y la construcción. Debido a la cantidad de trabajadores que utilizan esos sectores, para la continuidad de sus negocios, se han visto en la necesidad de utilizar operarios de otras nacionalidades, fundamentalmente, haitiana.

La mano de obra en la República Dominicana, desde el punto de vista leal, descansa en dos pilares importantes, los que devengan un salario, sobre la base de una jornada de trabajo, cuyo tiempo y tipo de trabajo, está amparado mediante un contrato y, por leyes relacionadas con la materia; por otro lado, están aquellas personas que, ofrecen su fuerza física o intelectual, de manera informal; es decir, al margen de las normativas laborales, debido a que el resultado de la labor realizada, no está estipulada ni reglamentada.

De acuerdo a datos estadísticos, el 56 % de la mano de obra activa del país, es de carácter informal. Esto quiere decir que, más de la mitad de la masa laboral, no está regulada, no paga impuestos; pero, tampoco recibe los beneficios del sistema de seguridad social, puesto que no aportan valor por el producto de sus remuneraciones.

De ese 56 por ciento, el noventa por ciento, aproximadamente, corresponde a personas de origen haitiana que, trabajan en actividades agrícolas y en obras de construcción civil, determinándose que, la gran mayoría de esos extranjeros, no están documentados y carecen de permisos legales para su permanencia en el país.

Mucho se ha conversado sobre una modificación a la Ley 16-92, del Código de Trabajo, puesto que, el Artículo 135 del Código de Trabajo, dispone que la distribución de la labor desempeñada en un centro de trabajo, debe ser de un 80 % para dominicanos y un 20 por ciento para extranjeros. La disposición de este Articulo, ha venido flexibilizándose de año en año, hasta su total violación.

Mientras exista un porcentaje tal alto (56 %) de personas que se desempeñan en el sector informal, los esfuerzos de colocar a la República Dominicana en un “hub” de recursos humanos calificados, serán en vano. Pues, la informalidad, al no poseer un nivel de conocimiento como lo exigen los tiempos, carece de mecanismos para organizarse y aspirar a participar en cualquier escenario competitivo.

Para llevar a cabo esa logística, la mano de obra dominicana deberá nutrirse de más opciones, para ofertar sus aptitudes acordes con la demanda de los renglones que conforman el PIB. No solo bastará con el conocimiento de las actividades aprendidas en talleres, centros educativos o por intuición; también, tendrá que apoyarse en el conocimiento de otros idiomas vinculantes a sus labores, para que pueda separarse de la informalidad y pertenecer al sistema regulado por leyes, normas y, gozar de la protección que ofrece el sistema de la seguridad social que funciona en el país.

En cuanto a los trabajadores extranjeros que, por el hecho de no disponer de documentos que definan su identidad, el Código de Trabajo, no podrá seguir absorto a una situación que debe ser corregida, para un mejor desenvolvimiento de esos trabajadores en territorio dominicano.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: