Icono del sitio Labazuca

Guillermo Caram: eliminación de rezagos para un crecimiento económico equilibrado

Guillermo Caram: Aumento de las tasas de interés y rezago agropecuario

Guillermo Caram: eliminación de rezagos para un crecimiento económico equilibrado

Ojalá y el presidente Abinader anuncie disposiciones para eliminar los rezagos que se observan alrededor de nuestro crecimiento económico a fin de disponer una economía más justa y equilibrada.

Basándonos en cifras publicadas por organismos oficiales se observan rezagos importantes en materia de inversión pública, de la actividad agropecuaria y del crédito a los sectores productivos.

Veamos:

El gasto de capital, al 23 de diciembre del 2022, según reporta la DIGEPRES en su portal electrónico (ver:| Dirección General de Presupuesto – República Dominicana |DIGEPRES|) fue de RD$ 130,527 millones, un 82% del gasto consignado en el presupuesto vigente que era de RD$159,229 millones.

(No entendemos porque la DIGEPRES no acaba de publicar el reporte a la semana final del año, pero resulta imposible que en esa semana se haya invertido RD$ 28,700 millones para haber alcanzado lo consignado en el presupuesto vigente ya que el promedio semanal de inversiones apenas fue RD$2600 millones. Para alcanzar lo vigente presupuestado hubiera sido necesario invertir 11 veces el promedio semanal del resto del año)

Si comparamos el gasto de capital 2022 con el 2021, también se observa rezago. Mientras el gasto corriente creció un 13% en 2022 con relación al 2021; los gastos de capital apenas crecieron 6%, que al ser menos que la inflación anualizada (9%) pudiera afirmarse que, en términos reales, se invirtió menos, solo las dos terceras partes, en 2022 que 2021.

No acabamos de entender, en consecuencia, en que se basan funcionarios del gobierno para propagar que la inversión pública ha crecido y negar que está rezagada si las propias cifras oficiales de sus instituciones calificadas demuestran que están.

¿a quién le creemos? ¿a las declaraciones propagadas por funcionarios o las cifras oficiales de las instituciones acreditadas?

Según el Informe sobre la Economía Dominicana publicado por el Banco Central a septiembre 2022, la agropecuaria fue el sector endógeno de la economía que menos préstamos recibió del sistema financiero armonizado. Solo recibió RD$ 25.7 mil millones de pesos, menos del 2% del total de los prestamos otorgados por el sistema financiero. Solo la minería, que es un enclave exógeno por estar constituido principalmente por empresas e inversionistas extranjeras, y cuya producción va dirigido prácticamente en su totalidad hacia el mercado externo, recibió menos préstamos que la agricultura. El Sector Turismo, por ejemplo, recibió tres veces más préstamos que la agropecuaria.

Con razón, la agropecuaria constituye el sector de mas lento crecimiento sostenido dentro de la estructura del PBI. Si bien en el trimestre julio-septiembre, últimos datos disponibles, se observó un dinamismo, todavía sigue siendo el sector mas amenazado por el lento crecimiento, ya que a pesar de resultar el penúltimo a septiembre 2022- solo la construcción tuvo mas mal desempeño que la agropecuaria – el extraordinario crecimiento observado por la construcción durante el año 2021 y las recientes disposiciones de la Junta Monetaria para brindar facilidades financieras a la vivienda y construcción – lo que no ha sucedido para la agropecuaria- permite afirmar que éste sector seguirá siendo la cenicienta de nuestro crecimiento económico.

Teniendo en cuenta que la agricultura representa cerca del 6% del PBI, cerca del 8% del empleo total y que de su adecuado crecimiento depende el blindaje de nuestra economía frente a los riesgos internacionales que se avizoran; la desatención a la agropecuaria resulta extremadamente perjudicial.

Mas aún porque de la economía agropecuaria depende equilibrio demoterritorial, social y ambiental.

El demoterritorial porque el crecimiento agropecuario mitiga migración y evita concentración desequilibrada en centros urbanos que no están preparados con los servicios públicos necesarios, provocando insalubridad y hacinamiento.

El social porque estos centros urbanos no le brindan a migrantes rurales oportunidades adecuadas de trabajo, cuyo desempleo y desadaptación impulsar a la delincuencia.

Y ambiental, porque el desaliento agropecuario traduce abandono rural y desarraigo en la explotación tierras por propietarios, convirtiéndose en baldías, traducibles en focos atractivos para explotaciones nómadas y depredadoras, principalmente desforestando para leña, carbón y otros fines, que ordinariamente desarrollan migrantes haitianos.

Superar estos rezagos, arrastra la superación de otros que inciden en la balanza comercial y de pagos, así como en otros aspectos que conducen al crecimiento mas equilibrado y mejor distribuido que reclaman las presentes circunstancias económicas, nacionales y mundiales.

Salir de la versión móvil