lunes, agosto 8, 2022
InicioOpinionesLa saga de los funcionarios públicos

La saga de los funcionarios públicos

Recuerdo que, en la Década de los Ochenta, cuando se procedió a instaurar el Impuesto a la Transferencia de Bienes Industrializados (ITBI hasta aquel entonces, no incluía los servicios), como forma de disentir de esa medida, grupos y partidos políticos de la oposición, criticaron acremente la imposición de ese tributo, equivalente a un 6 % de los bienes industrializados facturados, tanto transferidos en el mercado local como los importados desde el exterior.

Solo bastó la salida del gobierno que instauró el ITBI, para que el nuevo gobierno entrante lo utilizara como un mecanismo de ingresos y, de ese modo, cubrir los Gastos del Presupuesto Nacional, haciendo caso omiso a sus criticas cuando estaba en la oposición.

Igual sucede con algunos proyectos de Ley conteniendo artículos provisionales, cuyos efectos permanecen al través del tiempo. Esta saga, regularmente, la hemos experimentado en medidas impositivas, pues gobiernos van y gobiernos vienen y, siguen vigentes a pesar de su carácter transitorio.

En el ambiente político, observamos como funcionarios electos sufren metamorfosis en su carácter empático y, también, en su estilo de vida; pues, mientras permanecen en sus cargos sufren una amnesia temporal que, solo es recobrable en tiempo de campaña.

Los funcionarios públicos de alto costo y los de medio ingresos, muestran su “poder gerencial, evitando el contacto con los usuarios de los servicios de sus dependencias. Cualquier vía para llegar a su despacho no surte efecto. Todo lo contrario, cuando aún estaban en búsqueda de un nombramiento.

A esos comportamientos y actitudes de funcionarios públicos, se suma el “vía crucis” experimentado por muchos servidores desvinculados de sus cargos en las instituciones, en las cuales se desempeñaban de manera regular, sin recibir sus prestaciones. Con estos casos ha habido dejadez, puesto que, el pago de esas liquidaciones debió de incluirse en el presupuesto de cada entidad.

Leer esta Noticia
Una política de Estado, para los residentes en el exterior

Siempre que hay cambio de gobierno, se desvinculan y se nombran nuevos empleados y funcionarios para ocupar los cargos públicos. En esta oportunidad muchos de los desvinculados se han enfrentado al reto de la pandemia del COVID 19, con su secuela de crisis sanitaria y económica sin recibir los emolumentos, por concepto de prestaciones que por Ley le corresponde.

Al parecer, algunos funcionarios al ocupar un cargo en el Estado Dominicano, se cubren la piel con un “tejido parenquimático”, pues tienden a reaccionar de la misma forma que sus antecesores, sin importar la bandería política a la que pertenecían. Es decir, utilizan los mismos métodos en su desempeño que criticaban cuando estaban en la oposición.

Como ejemplo de esta manera de actuar, de determinados funcionarios, tan parecida a sus sustitutos, tenemos el uso dado a la palabra “percepción”. Esta se ha utilizado en la crisis sanitaria, en los problemas con el tránsito terrestre, en el aumento de los precios de productos de primera necesidad y en el auge de la delincuencia.

Por las actitudes asumidas de algunos políticos nombrados como funcionarios públicos, a veces, es mejor que sigan en la oposición, ya que, en ese entorno se muestran mas coherentes, asequibles y empáticos.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: