sábado, diciembre 3, 2022
InicioOpinionesPromotores de los cambios en la geopolítica

Promotores de los cambios en la geopolítica

Así como las placas tectónicas del planeta Tierra tienden a moverse por un efecto de la naturaleza y las características de su subsuelo, la humanidad “escoge” a un ser humano, cada determinado tiempo y espacio, insuflado con aires de grandeza, para ilusionar a las masas insatisfechas, ofreciéndole cambiar, modificar o reestructurar el estado de cosas actuales, por ideas apoyadas en costumbres o acontecimientos históricos que desean revivir.

Las más feroces luchas conocidas al través de la historia, obedecen por el control territorial de una localización geográfica. Las grandes guerras protagonizadas por el hombre, han sido vinculadas por el control geopolítico de una región, sin importar el tipo de comunidad o países que la conforman.

El ser humano en sociedad, es responsable de grandes cambios vividos en el Mundo. Esos cambios, se han efectuado utilizando herramientas tecnológicas con propósitos beneficiosos. Podríamos decir, que han sido cambios pacíficos propulsores de progreso, como los obtenidos en las diferentes etapas de la revolución industrial.

En cambio, cuando el hombre ha decidido realizar modificaciones, utilizando herramientas generadoras de contiendas bélicas; entonces, los efectos tienen una dimensión traumática y desgarradora de los bandos en pugna.

Los daños materiales y a la sociedad son más vulnerables cuando quien auspicia el ambiente de confrontación, lo hace inspirado en revivir hechos que la historia lo ha dado como cerrados, debido a la mala experiencia vivida por los pueblos en esos momentos. Solo basta consultar los textos históricos sobre las guerras que ha experimentado la humanidad, desde que el hombre tiene razón de ser, para darse cuenta de sus efectos negativos.

El mapa geopolítico de nuestro mundo tiende a cambiar o modificarse por la acción desmedida de personajes que trascienden los anales de la historia, por sus actuaciones en contra del orden establecido, regulador de la convivencia de los pueblos, ya sea, por costumbres de sus antepasados o leyes que exigen comportamientos civilizados.

La primera gran transformación geopolítica, la sufrió la humanidad con la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Esta conflagración produjo la desaparición de países o Estados, pero también generó la creación de otros. Las fronteras se expandieron logrando a la vez la eliminación de otras fronteras y por ende de países y comunidades. Con el estallido de la 1ra. Guerra Mundial, desaparecieron los imperios austro-húngaro, el alemán, el ruso, y el otomano.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), la piñata geopolítica fue más impactante debido a que, los imperios se convirtieron ejes y bloques de países. Las ideas políticas predominantes eran el fascismo, la democracia y el socialismo. Al terminar la 2da. Guerra Mundial, los países ganadores se dividieron los honores geopolíticos de los territorios de los países que sucumbieron. De acuerdo a lo tratado en la Conferencia de Yalta, los tres grandes líderes de las potencias ganadoras (Inglaterra, Rusia y Estados Unidos de Norteamérica), discutieron la posesión de sus geo-trofeos. Alemania se dividió en Alemania del este y Alemania occidental. La parte oriental de Alemania dio origen a la construcción del Muro de Berlín. El mismo muro que representó icónicamente, la caída de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), en el año 1989.

A la caída de la URSS, muchas de las repúblicas anexadas por Rusia como consecuencia del “botín” fronterizo auto adjudicado, después de la II Guerra Mundial, entendieron que había llegado el momento de recuperar su autodeterminación como repúblicas independientes. Entre esas repúblicas, estaba incluida Ucrania.

Ahora que las ínfulas de grandezas, al estilo zarista, se ha incubado en la mente de una persona que, por más de dos décadas, ha venido incidiendo en los asuntos de la Federación Rusa, este empecinado en reinstaurar el Imperio Ruso en pleno Siglo XXI. La invasión de Rusia a los dominios territoriales de Ucrania, me recrean un poema de Neruda con motivo de la invasión norteamericana a mi país, en 1965, con adaptación de la situación actual: En Santo Domingo, me gusta ver a rusos y ucranianos veraneando; en Europa, me complacería saber del cese de las hostilidades, por un trabajo mancomunado para el desarrollo y la paz mundial.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: