jueves, diciembre 8, 2022
InicioOpinionesLa criminalidad organizada

La criminalidad organizada

Quizás no sea considerado uno de los casos más corrupto sucedido en dominicana, pero es el más abyecto, por el efecto causado a las víctimas y al Estado. Se puede definir como una especie de “golpe bajo” de la criminalidad, organizada por cómplices con una variopinta muy singular, compuesta desde dueños de colmados hasta políticos.

En el caso de la clonación de tarjetas emitidas por el Gobierno Central, con el propósito de ayudar a personas de escasos recursos, ubicadas en el tejido social más vulnerable, los implicados se “organizaron espontáneamente” por el afán de lucro desmedido, llegando al extremo del latrocinio, violando normas esenciales como la moral y la ética.

Lo penoso del caso de las tarjetas clonadas, es la falta de atención, control y seguimiento; debilidades estas que permitieron a personas sin rasgos de conmiseración, dedicarse a hundir más en la situación de carencia de recursos de los afectados. Esa dolosa acción no tiene perdón de Dios.

  • ¿Porque robarles a los pobres de solemnidad?

El Estado Dominicano cumplía con su deber de colocar los fondos disponibles para los tarjetahabientes. La debilidad ocurrió en que, no se puso la debida atención del manejo de esos fondos, a pesar de que, en determinadas localidades del país se efectuaban operaciones multimillonarias que, necesariamente, tendrían que llamar la atención y proceder a una revisión inmediata.

La historia reciente, de los últimos veinticinco años, nos hace conocedores de individuos y grupos catalogados como asociación de malhechores, dedicarse constantemente a arramblar en los proyectos y programas estatales, orientados a satisfacer las necesidades de conglomerados, con propósitos encomiables, puesto que se persigue paliar o mejorar los estilos de vida de esa clase social.

En mes y medio lo delincuentes han arreciado sus artimañas para sangrar programas de subsidios gubernamentales, mediante la usurpación de identidades pertenecientes a personas menesterosas y, por otro lado, los hackers, utilizando el arma de la ciber-amenazas como un medio de producir dinero mal habido.

Debo recalcar que, la usurpación de identidades, es el factor fundamental de las argucias utilizadas por los delincuentes. El inconveniente para detectar a los malvados, es que se pueden encuevar en una celda de una cárcel cualquiera o en la suite de cualquier hotel lujoso.

Una forma de “camuflajearse”, utilizado por los ciberdelincuentes, es la venta de gigabits (GB) ilegal. Mediante este mecanismo, el rastro de un contacto en las redes, es difícil de seguir.

El monto de la sustracción de los fondos, de ese programa social, es posible que no se conozca con exactitud, pero de lo que, si estamos de acuerdo, es que, los investigados se hicieron reos del “efecto de demostración” de los productos de alta gama que presumían. Ahora sabemos la falta que nos hace contar con una ley de extinción de dominio.

Por Julio Gutiérrez Heredia, CPA
Miembro 1001 del ICPARD
Auditor Forense

Deja un comentario

Redacción
Redacciónhttp://labazucacom.wordpress.com
Labazuca.com, tiene el compromiso de informar de manera eficaz, y con la verdad, es por lo que nuestro contenido es revisado y consultado antes de hacerse una publicación.
Articulos Relacionados
- Advertisment -
Google search engine

Most Popular

A %d blogueros les gusta esto: